.
lacritica.eu

EL SALAFISMO YIHADISTA (8)

Origen del salafismo yihadista moderno en Afganistán

El califato del terror. Miembros del Estado Islámico en Siria. (Foto: 20 Minutos).
El califato del terror. Miembros del Estado Islámico en Siria. (Foto: 20 Minutos).

3 JUNIO 2018

Add to Flipboard Magazine.
(...) Afganistán fue el origen de una insurgencia yihadista, consolidada posteriormente en la creación de un “califato”, que se ha convertido en la principal amenaza terrorista en el mundo, en todas las latitudes del Globo...

Para una mejor comprensión de este tema tan complejo, conviene iniciar este escrito aclarando los dos términos que aparecen en el título, salafismo y yihadismo.

El salafismo es un movimiento islámico suní reformista surgido en el siglo XIX que defiende un retorno purista a las ideas del Corán y la Sunna, texto religioso, este último, que recoge las enseñanzas, dichos y aprobaciones del Profeta y de sus contemporáneos.

Y el yihadismo, por su parte, es un neologismo que surge a finales del siglo pasado para denominar al islam político en su versión más radical y violenta. El término "yihad" que aparece en el Corán y otros libros sagrados, tiene dos significados que se prestan a muy diferentes interpretaciones, desde una visión mística e interna, “la yihad mayor”, que es el esfuerzo para reforzar su fe y ser más útil a la comunidad musulmana (la umma), hasta otra externa, la “yihad menor”, la obligación de todo musulmán de defender el islam frente a cualquier amenaza, utilizando la violencia si es necesaria. Esta última, la violenta, es la que protagoniza el fundamentalismo salafista que, en su vertiente más extrema, se manifiesta en el yihadismo moderno equiparándola con la “guerra santa”.

La violencia, por tanto, es la principal herramienta de los grupos terroristas, que se sustentan en una base ideológica procedente de las teorías del egipcio Sayed Qutb (1906-1966), reflejadas en su libro "Los Jalones del Camino", consecuencia de su experiencia vivida durante dos años en los EEUU estudiando su sistema de enseñanza, que le llevó a la conclusión de que esta sociedad, modelo en Occidente, anteponía los derechos del individuo a los de la colectividad, algo totalmente opuesto a lo que propugna la comunidad islámica. Y el problema era, para Qutb, que esta sociedad “decadente y corrompida” estaba contaminando a la islámica debido a la fuerte influencia que su cultura ejerce en el mundo, lo que suponía un grave riesgo. La libertad del individuo y el secularismo dominante estaban llevando a las sociedades musulmanas a la época oscura anterior al islam, periodo de la ignorancia (la yahiliyya), contaminando a la umma. Como solución Qutb propuso la separación de esta sociedad “corrompida”, aislarse de ella, así como el enfrentamiento hacia aquellos regímenes musulmanes "apostatas" con leyes inspiradas en valores occidentales. Su pensamiento ha sido el promotor del islamismo político más radical, justificante de las barbaridades actuales de todos los grupos yihadistas. Qutb, que pertenecía a la organización Hermanos Musulmanes, fue ejecutado por el régimen de Nasser acusado de terrorismo.

Otro personaje que ha contribuido también a la violencia del yihadismo moderno es Mustafa Setmariam Nasar (1958-?), un sirio, de Alepo, con nacionalidad española por matrimonio, que llegó a la cúpula de Al Qaeda de la mano de Bin Laden. Promotor de un terrorismo individual que vino a crear los mal llamado “lobos solitarios” (término que encierra, a mi entender, cierto romanticismo, de entrega generosa a la comunidad), o por grupos pequeños autónomos, es decir, proponía un terrorismo de “bajo coste” que aterrorice y desmoralice al enemigo, lo que sería después la “guerra híbrida”, un nuevo concepto de ataque que implica operaciones subversivas y terroristas dirigidas a la población para desestabilizar a la sociedad. Es evidente que conocía la teoría de los estrategas clásicos sobre la ventaja de encontrar y explotar los puntos débiles del enemigo o adversario.

Los grupos yihadistas, conscientes de su debilidad frente a los Estados que atacan, de sus capacidades, sus fuerzas armadas, economía, tecnologías, etc., lógicamente orientan sus ataques a través del factor humano, eligiendo estrategias para doblegar la capacidad de resistencia del pueblo, los ciudadanos, para que sean éstos los que obliguen a sus gobernantes a que cedan ante el chantaje mediante la implantación de un clima de terror, su herramienta, que atenace las voluntades.

El yihadismo moderno y global surge 1979, en plena "guerra fría" de enfrentamiento entre los dos bloques tras la 2ª Guerra Mundial liderados por los EEUU y la URSS, en un Afganistán invadido por la Unión Soviética, donde talibanes muyahidines que contaban con el apoyo logístico de Paquistán y Estados Unidos, financiados además por los Estados del Golfo Pérsico y Arabia Saudí, se dieron cita para luchar contra el ejército extranjero invasor. Era el inicio de la insurgencia local.

A esta llamada acudió Osama Bin Laden, miembro de una familia acaudalada saudí que se instaló en Peshawar, localidad paquistaní fronteriza con Afganistán, e inició la organización y captación de dinero para la causa y a reclutar combatientes yihadistas, ofreciéndoles un sueldo y preparación técnica en campamentos militares. A esta relación de yihadistas captados la llamó "la base", "al qaeda" en árabe.

Una vez expulsados los soviéticos en 1992, a la vista de los éxitos cosechados como insurgencia, los muyahidines, identificados con las ideas de Bin Laden, consideraron que su lucha a escala local, con gran impacto en el mundo musulmán, podría exportarse a los países de los combatientes de procedencia extranjera, en acciones coordinadas. Nacía Al Qaeda (La Base) y sus futuras franquicias regionales por diferentes países árabes. Entre estos combatientes Bin Laden seleccionó a un grupo que habían destacado que le sirvió para estructurar "la base" como organización, y elige como segundo a Ayman Al Zawahiri.

Desde 1996, fecha en el que los talibanes se hicieran con el poder en Kabul, comenzaron la planificación y ejecución de sendos atentados espectaculares, impactantes, contra objetivos occidentales, como los perpetrados en agosto de 1998 contra las embajadas de EEUU en Nairobi (Kenia), y Dar es Salam (Tanzania), con cientos de personas muertas y gran repercusión en prensa internacional.

Pasados diez años de su creación, en 1998, Bin Laden y Al Zawahiri emiten una fatwa (edicto jurídico) denominada "Frente Islámico Mundial Contra Judíos y Cristianos", poniendo en marcha una estrategia de terrorismo global, con la clara finalidad de intimidación de la sociedad occidental. Anunciaban aquí nueva estrategia al ampliar su agenda de objetivos, más lejanos e importantes que les condujo al yihadismo global.

Afganistán, vemos aquí, fue el origen de una insurgencia yihadista, consolidada posteriormente en la creación de un “califato”, que se ha convertido en la principal amenaza terrorista en el mundo, en todas las latitudes del Globo.

Juan J. Pérez Piqueras, Coronel (retirado), Diplomado en Análisis del Terrorismo Yihadista, Universidad Pablo de Olavide, Sevilla.

Juan J. Pérez Piqueras

Coronel (R), Diplomado en Análisis del Terrorismo Yihadista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de LA CRÍTICA

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.