.
lacritica.eu

LA GUERRA DE PIN Y PON

El "presidente" Quim toma las posiciones abandonadas por España: el dinero y las embajadas

Ilustración: http://fantasticmisseloise.blogspot.com
Ilustración: http://fantasticmisseloise.blogspot.com

LA CRÍTICA, 16 JUNIO 2018

Add to Flipboard Magazine.
El nuevo Gobierno de España propicia con sus declaraciones y actuaciones sobre Cataluña la exaltación del independentismo por parte de sus seguidores y, lo que es peor, la reivindicación por estos de sus iconos más emblemáticos: el legítimo gobierno de Puigdemont -presos y fugados incluidos- y el espíritu del 1 de Octubre, camino esta fecha de convertirse en fiesta nacional catalana.

Lejos queda ya la convicción de una mayoría del pueblo catalán y de otra mayoría -mayor si cabe que la de los catalanes- de españoles de que estaba encauzado y en vías de solución el riesgo inminente de ruptura de España.

Las pocas jornadas transcurridas desde el cambio de Gobierno en Madrid, y los mensajes y actuaciones de los nuevos mandatarios españoles, hacen la nueva situación aparecer, al menos, sorprendente. Hemos pasado de los movimientos precavidos del "presidente" Quim, por si las mosmas la justicia, a verle hacer sonar la caracola con descaro y prepotencia convencido de que en ningún caso acudirá a su reclamo el "Señor de las moscas", sino todo lo contrario.

Vuelta a empezar en una historia sin fin que, por el momento, barre la esperanza de millones de catalanes de vivir su vida con dignidad y en consonancia con lo que también son: españoles.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de LA CRÍTICA

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.