.
lacritica.eu

SALAFISMO YIHADISTA (10)

El salafismo y la amenaza yihadista en España

Amenazas del ISIS a España por boca de Yassin Ahram Pérez, en septiembre pasado.
Amenazas del ISIS a España por boca de Yassin Ahram Pérez, en septiembre pasado.

16 JUNIO 2018

Add to Flipboard Magazine.
El pasado 1 de diciembre el Consejo de Ministros aprobó la nueva Estrategia de Seguridad Nacional 2017 (ESN-2017) y el 27 de este mismo mes se celebró nueva reunión del Pacto Antiterrorista...

... al que pertenecen la mayoría de los grupos políticos en el Paramento español, del que trato más tarde.

El documento de la nueva estrategia desarrolla un sistema de seguridad nacional de acuerdo a las variaciones en el panorama geopolítico nacional e internacional, que aconsejan la revisión del aprobado en 2013, conforme a la Ley de Seguridad Nacional. El ESN-2017 define un sistema de seguridad repartiendo competencias entre las diferentes instituciones del Estado, desde la Cortes Generales y administraciones públicas del Estado, autonómicas y locales hasta las sociedades civiles, en base a conseguir un compromiso integral para la Seguridad, que contribuye, por otra parte, a la necesaria cohesión nacional para hacer frente a estos problemas.

Ambos documentos, la ESN-2017 y el Pacto Antiterrorista pretenden, además de una respuesta integral y coordinada, como algo imprescindible, una cultura de Defensa y de Seguridad de la nación española mediante la información, concienciando y sensibilizando a la sociedad civil, que tiende a vivir al margen de estos graves problemas. La lógica es que al ciudadano de a pie le preocupen los problemas más cercanos, los profesionales y familiares, "delegando" en instituciones oficiales aquellos de defensa y seguridad. En países de nuestro entorno esta información la contemplan en los sistema de enseñanza.

Siguiendo esa propuesta de concienciar y sensibilizar a la sociedad civil en una cultura de Defensa y de Seguridad, este escrito persigue la divulgación e información sobre la amenaza más grave que sufre nuestra sociedad, el salafismo yihadista, en manos de Al Qaeda y Estado Islámico o Daesh.

La ESN-2017 es un documento que trata muy diversos apartados que afectan a la seguridad nacional, pero considera al terrorismo internacional, al yihadismo terrorista, como uno de los principales problemas al que se enfrentan España y Occidente en general, y señala como amenaza más importante al autodenominado Estado Islámico o Daesh por su capacidad operativa, medios, proyección mediática y rápida expansión, pese a su reciente derrota militar en Irak y Siria. A ello hay que añadir que estos grupos se caracterizan por su rápida mutabilidad y adaptación a los cambios y estrategias seguidas contra ellos. Hace referencia, también, a los atentados indiscriminados en lugares de concentración de personas, medios de transporte o infraestructuras críticas, similares a los ocurridos en las principales capitales europeas y el pasado agosto en Barcelona y Cambrils. Y, también cita como amenaza cercana a los yihadistas europeos combatientes en Irak y Siria que regresan después de la derrota del Daesh en aquellas tierras, tras haber acumulado experiencia de combate. Es el agravamiento procedente de los llamados "lobos solitarios" o de las "células durmientes".

El Pacto Antiyihadista, por su parte, es un acuerdo firmado por el PP y PSOE tras los atentados en Francia en enero de 2015, para hacer frente a la amenaza descrita en el ESN-27. Posteriormente, tras los atentados en París en noviembre del mismo año, lo firman también el resto de los partidos con representación parlamentaria excepto Podemos y los nacionalistas catalanes y vasco. Sus misiones y objetivos lo evidencia su titulación oficial: "Acuerdo para alcanzar la unidad en la defensa de las libertades y en la lucha contra el terrorismo". En la reunión mantenida el pasado 27 de diciembre se adoptaron, entre otras, nuevas medidas para un mejor control de alquiler de vehículos y viviendas vacacionales y modificar la norma sobre el control en la distribución de bombonas de butano, normativas que por sus deficiencias fueron aprovechadas por los terroristas en los atentados en Cataluña del pasado agosto.

Hoy conviven entre nosotros unos dos millones de musulmanes, la mayoría de ellos inmigrantes integrados sin problemas en la sociedad, que siguen manteniendo relación con sus países de origen. Sin embargo, el creciente número de musulmanes llegados a nuestro país en estos últimos años, coincidiendo con el resurgir del salafismo, ha provocado una profunda transformación en lo que venía siendo el moderado islam español, que ha conseguido alarmar, en parte (un tanto por ciento elevado vive al margen de este problema), a nuestra sociedad.

Pero si la amenaza que nos llega por el yihadismo terrorista global es motivada con argumentos comunes al resto de las naciones occidentales, tales como formar parte de la coalición internacional que combate al Daesh en Irak, o por la eficacia en la lucha contra el yihadismo interior (desde 2012 hasta finales de 2017 han sido detenidos 221 terroristas, 75 de ellos en el año pasado, según datos del Ministerio de Interior), España tiene además dos motivos que agrava la amenaza y la diferencia: el imaginario yihadista sobre la ocupación de Al-Andalus, tierra que fue "arrebatada" al Islam, algo que tienen presente en su propaganda; y la reivindicación territorial de Ceuta y Melilla.

Si en la actualidad, las ciudades autónomas españolas Ceuta y Melilla constituyen el foco central del yihadismo interior, la Comunidad catalana, y particularmente la provincia de Barcelona, es el principal escenario del yihadismo procedente del Daesh, como dice el Informe Anual de Seguridad Nacional 2016 del Ministerio de Presidencia.

Sobre Ceuta y Melilla cabe citar su alta tasa de población musulmana y su cercanía a diferentes localidades marroquíes, como Tetuán, Tanger o Nador, vinculadas a las redes de captación y reclutamiento para combatir en Irak y en Siria. Se supone que de Tetuán partieron casi la mitad de los 2.000 yihadistas que se apuntaron desde Marruecos. Según datos del Ministerio de Interior, en Ceuta fueron detenidos desde 2012 hasta finales de 2017, 30 terroristas y 21 en Melilla. La misma fuente señala entre estas fechas que de los condenados en España por delitos relacionados con el terrorismo yihadista, más del 33% fueron detenidos en Cataluña. Se calcula que en la actualidad viven en esta Comunidad medio millón de musulmanes, la mitad de ellos marroquíes y cerca de cien mil paquistaníes, que en algunos municipios alcanzan el 20% de la población.

Por último, el balance final de 2017 del Ministerio de Interior, indica que el grado de actividad contra el terrorismo yihadista, con 55 operaciones realizadas y 75 detenciones suponen el mayor éxito policial hasta la fecha, cifras que evidencian el grado de la actividad terrorista, pero también el de la eficacia de nuestros servicios de inteligencia y de las fuerzas de seguridad.

Juan J. Pérez Piqueras, Coronel (R), Técnico Superior de Inteligencia, Diplomado en Análisis del Terrorismo Yihadista en la Universidad Pablo de Olavide, Sevilla

Juan J. Pérez Piqueras

Coronel (R), Diplomado en Análisis del Terrorismo Yihadista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo

+

0 comentarios