.
lacritica.eu

La OTAN, la UE y Afganistán

Acuerdo de Doha (Qatar) firmado entre los talibanes y el gobierno de los Estados Unidos el 29 de febrero de 2020 que establecía la retirada de las fuerzas internacionales de Afganistán en el plazo de 14 meses. (En la foto, el enviado de Estados Unidos, Zalmay Khalilzad (i) y el líder talibán, Mulá Abdul Ghani Baradar, en la firma del Acuerdo. https://es.finance.yahoo.com/noticias)
Acuerdo de Doha (Qatar) firmado entre los talibanes y el gobierno de los Estados Unidos el 29 de febrero de 2020 que establecía la retirada de las fuerzas internacionales de Afganistán en el plazo de 14 meses. (En la foto, el enviado de Estados Unidos, Zalmay Khalilzad (i) y el líder talibán, Mulá Abdul Ghani Baradar, en la firma del Acuerdo. https://es.finance.yahoo.com/noticias)

LA CRÍTICA, 4 SEPTIEMBRE 2021

Por Federico Yaniz Velasco
Add to Flipboard Magazine. Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit Compartir en Yahoo
La toma del poder en Afganistán por los llamados talibanes[1] a mediados de agosto pasado ha conmocionado a millones de ciudadanos en todo el mundo. Los dirigentes talibanes han denominado al nuevo estado Emirato Islámico de Afganistán, denominación que ya usaron para la firma del acuerdo de Doha con los Estados Unidos el 29 de febrero de 2020. El acuerdo fijaba un calendario para la retirada de las fuerzas de los Estados Unidos y sus aliados internacionales en un plazo de 14 meses. La complejidad de todo lo que ha ocurrido en Afganistán en esos meses obligan a la prudencia y a un análisis reposado que permita sacar conclusiones serenas más allá de las reacciones emocionales ante la gravedad de lo ocurrido. (...)

... Sin embargo, es ineludible mencionar el grave contratiempo que ha supuesto para los dirigentes políticos de los Estados Unidos las consecuencias de una retirada cuya dificultad no se valoró debidamente. El sorprendente y rápido final de la guerra relámpago talibán ha sido el corolario de 20 años de fracasos de las distintas políticas que los aliados de la OTAN y sus socios, con el liderazgo estadounidense, han tratado de implementar. Por otra parte, la falta de un entendimiento profundo del país y la extendida corrupción de muchos dirigentes del gobierno afgano pueden ayudar a explicar la falta de una reacción adecuada de las estructuras del estado afgano y particularmente de las Fuerzas de Defensa y Seguridad Nacional.

La toma del poder por los talibanes a mediados de agosto produjo también una convulsión en los países aliados y socios de la OTAN. Cuando a mediados de agosto la situación empeoró dramáticamente tuvieron lugar reuniones urgentes del Consejo del Atlántico Norte (CAN) los días 13 y 17 de agosto. Por su parte, el Comité Militar se reunió el día 19 con los socios operativos en la misión Resolute Support para tratar de la situación en Afganistán y de la continua evacuación del personal en peligro. El día 20 de agosto se reunieron telemáticamente los ministros de Asuntos Exteriores aliados para seguir y analizar la situación. Tras la reunión, el secretario general Stoltenberg declaró: “Lo que hemos presenciado en los últimos días es una tragedia para el pueblo de Afganistán”. Stoltenberg también destacó que la principal prioridad en ese momento era la evacuación de las personas de los países aliados y socios, y de los afganos que habían trabajado con la OTAN. Por su parte, los ministros de Exteriores hicieron una Declaración en la se señalaba que “Honramos el servicio y el sacrificio de todos los que han trabajado incansablemente durante los últimos veinte años para lograr un futuro mejor para Afganistán”. La Declaración continuaba diciendo que los aliados y socios reflexionarían juntos sobre el compromiso con Afganistán y seguirían promoviendo un Afganistán estable y próspero. Además, también se indicaba que la OTAN abordaría la problemática que afecta a Afganistán y a los demás países de la región, incluyendo la necesaria cooperación con los socios regionales e internacionales como la Unión Europea (UE) y las Naciones Unidas.

La UE y sus Estados miembros también se vieron sorprendidos por los acontecimientos que estaban teniendo lugar en Afganistán y por la rápida caída de Kabul. El presidente del Consejo Europeo Charles Michel y la presidenta de la Comisión Europea Úrsula von der Leyen visitaron el 21 de agosto de 2021 el centro de recepción de refugiados afganos evacuados situado en la base aérea de Torrejón de Ardoz. Tras la visita manifestó que: “Nos enfrentamos a una crisis geopolítica, a circunstancias trágicas y difíciles, y a imágenes devastadoras”. El presidente Michel indicaba además que había tenido la oportunidad de hablar con los secretarios generales de la OTAN y de las Naciones Unidas y que habría una reunión del G7 que se celebró el 24 de agosto. En esa reunión declaró “El fin de la operación militar en Afganistán no es el fin de nuestro compromiso de promover el Estado de Derecho, la democracia y los derechos humanos en el mundo. Por el contrario, debemos estar más decididos que nunca. Esto debe quedar claro para quienes intentan aprovechar la situación actual. La UE seguirá protegiendo y promoviendo firmemente sus intereses y valores”.

Lo ocurrido en Afganistán y sus consecuencias de todo tipo, refuerza la necesidad de que el desarrollo de la Política Común de Seguridad y Defensa (PCSD) de la UE avance decididamente como señalan las Conclusiones del Consejo de la UE de 10 de mayo de 2021. En esas Conclusiones, el Consejo reafirmó su determinación a seguir avanzando en la ejecución del programa de seguridad y defensa de la UE, dejando que ésta asuma una mayor responsabilidad en cuanto a su propia seguridad. De acuerdo con su Agenda Estratégica 2019-2024, el Consejo pidió a la UE que siga una línea de acción más estratégica y aumente su capacidad para actuar de forma autónoma. La UE debe promover sus intereses y valores y ser capaz de hacer frente a las amenazas y desafíos para la seguridad mundial. En este contexto, la Brújula Estratégica o Strategic Compass pretende orientar a la UE en la consecución de su nivel de ambición en materia de seguridad y defensa. En esa línea, el Consejo instó al Alto Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad a que presente un primer proyecto de Brújula Estratégica para su debate en la sesión del Consejo de noviembre de 2021. El Consejo también pidió que se siguiese trabajando para mejorar la capacidad de la UE de llevar a cabo las misiones y operaciones de la PCSD en todo el espectro de las misiones de gestión de crisis. Asimismo, en las Conclusiones se animaba a seguir reflexionando sobre un proceso de toma de decisiones oportuno y eficaz, posiblemente recurriendo al artículo 44 del Tratado de la UE. Es preciso seguir trabajando para buscar cómo incentivar a los Estados miembros para que mejoren la generación de fuerzas y proporcionen medios y personal suficiente para las misiones y operaciones de la PCSD. El Consejo del 10 de mayo pasado reafirmó el carácter central de las asociaciones internacionales con organizaciones multilaterales como las Naciones Unidas y la OTAN, a tenor de la Declaración de los miembros del Consejo Europeo de 26 de febrero de 2021.

La OTAN sigue y seguirá prestando atención a la evolución de los acontecimientos en Afganistán. En esa línea, el secretario general Stoltenberg ha participado en la reunión virtual de los líderes del G7 del día 24 de agosto y en la reunión también virtual de los ministros de Asuntos Exteriores de los países del G7 celebrada el día 30 de agosto. Reconociendo que la amenaza terrorista puede resurgir, el secretario general estuvo de acuerdo con los ministros en que los talibanes deben ser responsables de sus posibles compromisos con el terrorismo, y agregó que los aliados deben estar preparados para continuar combatiendo a los grupos terroristas. Las experiencias recogidas en Afganistán y en la lucha contra el terrorismo serán tenidas en cuente en la preparación del nuevo Concepto Estratégico de la Alianza.

Las declaraciones conjuntas OTAN-UE publicadas con ocasión de las cumbres de la OTAN de Varsovia (18 Julio de 2016) y de Bruselas (10 Julio de 2018) señalan claramente que la UE está resuelta a cooperar estrechamente con la OTAN, respetando plenamente los principios establecidos en los Tratados y los acordados por el Consejo Europeo. El 27 de mayo de 2021 se publicó el sexto informe del Consejo de la UE sobre el progreso en la implementación de las 74 propuestas comunes endosadas por la UE y la OTAN. En el documento se constata el notable avance conseguido en la implementación de esas propuestas desde junio de 2020. El positivo balance del informe facilitará que la OTAN y la UE, que ya tienen una cooperación muy estrecha en muchos campos, desarrollen también una cooperación adecuada en el marco operativo. Un primer paso sería que los Estados miembros de la Unión asegurasen sus contribuciones a los Grupos de Combate para garantizar la capacidad de la UE para asegurar cuando sea necesaria una respuesta rápida en la gestión de crisis. La preparación del nuevo Concepto Estratégico de la OTAN y de la Brújula Estratégica de la UE puede facilitar el estudio de las oportunidades y ventajas que ofrece una posible cooperación en el planeamiento operativo y en el desarrollo de las operaciones que se determinen. Todo ello sin duplicaciones innecesarias.

Dr. Federico Yaniz Velasco
General del EA (retirado)
Exdirector adjunto del EMI
Vicepresidente ED-ES

[1] La palabra talibán proviene del pastún, طا 4;با 6; ṭālibān, que significa estudiantes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios