.
lacritica.eu

¿SOBRAN LOS VIEJOS EN LA DEMOCRACIA ESPAÑOLA?

Viernes, 8 Julio 2016

Por Francisco Ansón Oliart
Add to Flipboard Magazine. Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit Compartir en Yahoo
... una reacción, algo preocupante, que se recogió en nuestras redes, es la que, con acierto, resume, un joven simpatizante de Unidos Podemos: “Nos jodemos por culpa de los viejos, que cobran pensiones exageradas, les sobra el dinero y votan lo de siempre”.

En España, parece que los que han votado masivamente al PP, han sido los pensionistas y los de mayor edad, tal y como señalé en un artículo anterior, analizando el comportamiento electoral de anteriores elecciones. Antes, durante y después de nuestras elecciones las redes sociales se “incendiaron”, un buen síntoma de la madurez de nuestro pueblo, si se exceptúan los pagados por los partidos políticos para verter sus opiniones en dichas redes.

Pues bien, una reacción, algo preocupante, que se recogió en nuestras redes, es la que, con acierto, resume, un joven simpatizante de Unidos Podemos: “Nos jodemos por culpa de los viejos, que cobran pensiones exageradas, les sobra el dinero y votan lo de siempre”.

Dado que estos últimos artículos, con los de Federico Sáenz de Santamaría, inciden en aspectos de nuestra economía, aunque desde perspectivas muy diferentes, parece obligado recordar los datos referidos a la cuantía de las pensiones de nuestros “viejos”.

En España existen unos ocho millones y medio de pensionistas, de los que 2,4 millones, tienen más de 80 años y el año pasado cobraron una pensión media de 1.010, 52 euros al mes, y lo que resulta alarmante es que, según el último informe de afiliación a la Seguridad Social, sólo hay dos trabajadores por cada pensionista.

De acuerdo con la Comunidad Autónoma en la que viven, los que más cobran son los del País Vasco (1.245,33 euros) y Navarra (1160,33 euros) y los que menos los de Extremadura (790,26 euros) y Murcia (834,53 euros); en el término medio, se encuentra nuestra Castilla y León (1.010,36 euros).

Se ha repetido, que esas pensiones han evitado agitaciones sociales violentas y, en menor medida, siguen evitándolas, al paliar las consecuencias económicas del paro en hijos y nietos.

Con relación a los jóvenes, a los que el voto de los viejos les ha arrebatado su futuro de cambio, es preciso constatar: “En España trabajamos para los mayores, pero también para la generación 'nini' (jóvenes que ni estudian ni trabajan)… Las cifras del INE despejan cualquier tipo de dudas: actualmente en España hay 1.270.000 'ninis'… La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) va más allá. En su último estudio para analizar a los jóvenes españoles que no estudian ni trabajan señala que uno de cada cuatro ha dejado la escuela antes de concluir la secundaria superior, la tasa más elevada entre los países de la OCDE y en el informe 'Perspectivas de la Competencia en la OCDE', la organización destaca que el dato de los jóvenes ninis en España supera en casi 12 puntos el dato de la media de OCDE (14,9%) y en más de 20 enteros los de Luxemburgo o Japón, que registran los porcentajes más bajos.” (http://noticias.lainformacion.com/economia-negocios-y-finanzas/en-espana-trabajamos-para-los-mayores-pero-tambien-para-la-generacion-nini_oOMAstk7Ns0pVbsnk3DWN1/).

Pero la interpretación que me parece más acertada para la altísima tasa de “ninis” que existe en España, es la siguiente: “Al cierre de 2012 España era el tercer país de la OCDE con mayor porcentaje de jóvenes (menores de 30 años) que no tienen trabajo y tampoco están estudiando: un 27%”. No obstante, existe un doble y definitivo matiz que explica esta situación: “más de dos tercios de estos jóvenes están buscando trabajo, por lo que están dentro de la población activa. Sólo un 8% de los jóvenes son ninis de forma voluntaria; y un segundo matiz: “El boom inmobiliario que vivió España en la década de los dos mil dejó una brecha generacional que todavía se siente hoy… La mayor parte de los jóvenes que no estudia ni trabaja está en la franja de edad que va desde los 25 hasta los 30 años, tanto que hay el doble de ninis en esta horquilla que en la que va desde 16 hasta 24 años”. Por consiguiente, el mayor número de “ninis” corresponde a aquellos trabajadores que abandonaron sus estudios antes de tiempo, para emplearse, sobre todo, en el ramo de la construcción que necesita un gran número de trabajadores sin una cualificación especial, por lo que, en el presente, estos trabajadores se encuentran con una formación muy escasa y, en consecuencia, una enorme dificultad para encontrar empleo. (http://www.elespanol.com/economia/20160215/102490019_0.html).

La conclusión parece clara: ni el 20% (el 27% según la OCDE) de nuestros jóvenes son “ninis”, ni nuestros viejos son una carga económica rechazable y anquilosada.

Francisco Ansón

Francisco Ansón Oliart

Investigador y escritor; licenciado y doctor en Derecho (Universidad Complutense de Madrid); doctor of Philosophy and Psychology (K-University, California); licenciado en Ciencias de la Información (Universidad Complutense de Madrid); doctor en Ciencias de la Comunicación (Universidad Camilo José de Cela)