.
lacritica.eu

¿Sostenible?

(Foto: https://www.harinaviva.com/2020/06/09/la-pasta-como-alimento-sostenible/).
(Foto: https://www.harinaviva.com/2020/06/09/la-pasta-como-alimento-sostenible/).

LA CRÍTICA, 3 ENERO 2022

Add to Flipboard Magazine. Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit Compartir en Yahoo

¿Qué demonios significa sostenible? Tenemos lo sostenible hasta en la sopa. Y esto es literal, pues en el sobre de fideos que acabo de comprarme dice que son sostenibles. Hoy todo lo que se vende tiene que ser “sostenible”. Se trate de papel higiénico, un alimento, la energía o el mismísimo banco. (...)

... Navegando hoy por la aplicación de mi banco lo primero que me aparece es que es un banco “sostenible” ¿? Me salté el menú inicial para ir directamente a una comisión de mantenimiento de 40€ que me habían cobrado sin más explicación. No pude encontrar detalle del movimiento. A cada paso me saltaba lo de “sostenible” pero ni la más mínima aclaración de esa comisión por mantenimiento. Y fue cuando me di cuenta que tal vez fuera… “mantenimiento sostenible”.

“Sostenible” es una desafortunada traducción de “sustainable” a la que le iría mucho mejor “duradero” pues es la duración en el tiempo a lo que parece hacer referencia. Curiosamente es de raíz latina –¡ay! si los romanos hubieran seguido 50 añitos más en las islas británicas lo fácil que sería el inglés– y aunque se empezó a utilizar con el actual sentido a finales de los 70, no cobró importancia hasta el 87 con el famoso “Informe Brundtland” https://undocs.org/es/A/42/427 al que les dejo un enlace.

http://www.ecominga.uqam.ca/PDF/BIBLIOGRAPHIE/GUIDE_LECTURE_1/CMMAD-Informe-Comision-Brundtland-sobre-Medio-Ambiente-Desarrollo.pdf (alternativa)

Por aquel entonces la UNO –para nosotros la ONU– (no puedo por menos que contar por hacer amena esta parrafada, lo de que, en la época más dura de Franco, cuando a España se le negó su pertenencia a la ONU, aparecieron pancartas con tímidas manifestaciones que decían: “Si ellos tienen UNO, nosotros tenemos DOS”) empezaba a preocuparse por el aumento de la población mundial. Seguramente el informe fue escrito tras un empacho agudo de Malthus, o tal vez no. Quizás los que manejan el mundo se dieron cuenta que, a falta de guerras que diezmen la población mundial, era más rentable vender preservativos y anticonceptivos que fabricar armamento para liquidar gente. Por lo menos era menos “gore”. Lo de fabricar virus y vacunas es muy reciente y no voy a entrar en ello.

Pues sepan queridos lectores que de ahí viene lo de “sostenible”. No se trata de sujetar algo quieto en lo alto. Se trata de que la humanidad dure mucho tiempo. Para ello hace falta hacer “sostenible” al Planeta. Poco después de ese informe vino lo de Al Gore (¿Habré utilizado antes este palabro con el sinónimo de macabro?). Pero para entonces ya la humanidad había sido convencida de que no había Purgatorio y muy pocos creían en el Infierno. Por lo tanto era preciso meter miedo al personal con algo apocalíptico y catastrófico pero evitable y qué mejor que “sostener” al Planeta que se iba al carajo. Eso sí, al igual que para librarte del infierno era preciso tu ración diaria de oración y tus donativos para comprar la parcelita en el Cielo, ahora era necesario hacer sentir al pecador, ahora consumidor –por esa época su equivalente “proletario” estaba ya mal visto– su importancia para salvar a Gaia, Gea, La Madre Tierra o vaya usted a saber. Claro, con impuestos por doquier para tan noble causa. Con tasas, por el CO2 emitido a la atmósfera, por bolsas de plástico, por impuestos por el reciclaje, por emisiones personales del flatulento metano (todavía no está, pero tardará poco) etc., etc., etc.

El día que a Gea le dé por ahí y pegue un “crujío” salido de sus entrañas –y tengan por seguro que lo hará pues es parte del universo cruel y hostil al que, muy a su pesar, nos hemos adaptado– vendrán los profetas de entonces a decirnos que no hicimos lo suficiente.

Yo soy conservador en sentido amplio y mi ecosistema no es una excepción. Lo he hecho siempre. Conservador es el que conserva. Pero no lo llamen “sostenible” por favor. Detrás hay una gran patraña para sacarnos la pasta. Al respecto, hago lo que puedo. Cuando en una tienda veo “sostenible” me doy la vuelta y no entro. Si el dueño es capaz de engañarme con eso, es capaz de engañarme con la calidad del producto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios