.
lacritica.eu

Las postrimerías cristianas en el Tenorio de Zorrilla

De la exposición 'Visiones de Don Juan' organizada por La Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC), el Ayuntamiento de Sevilla y la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía en 2009.
De la exposición "Visiones de Don Juan" organizada por La Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC), el Ayuntamiento de Sevilla y la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía en 2009.

LA CRÍTICA, 31 OCTUBRE 2021

Por Fidel García Martínez
Add to Flipboard Magazine. Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit Compartir en Yahoo
Durante siglos en la cultura española y en la tradicional noche de las ánimas, que va desde el día de Todos los Santos a la Noche de Difuntos, se representaba en pueblos y ciudades las aventuras y desventuras de uno de los grandes mitos de la literatura, tal como dramatizó José Zorrilla en Don Juan Tenorio, hermano menor del de Tirso de Molina El burlador de Sevilla. (...)

... El público salía de las representaciones del Tenorio emocionado y repitiendo versos del drama. Hoy se ha banalizado el Tenorio y se ha prescindido del fuerte tono espiritual-religioso con el que lo pintó Zorrilla, cuando gracias a Doña Inés, la novicia seducida, don Juan proclama arrepentido y convertido: «mas es justo y notorio, que pues me abre el purgatorio, un punto de penitencia/ es el Dios de la Clemencia, el Dios de Don Juan Tenorio».

La dura colonización que sufre España made in USA, como la despótica leyenda negra, ha conseguido que se imponga no solo entre los más pequeños sino en todas las edades, el carnavalesco anticipado Halloween, con toda su parafernalia de calabazas, tridentes diabólicos y cornudas vestimentas en sangre y luto. Estos engendros cadavéricos son una de las aportaciones presuntamente culturales venidas de la otra parte del Atlántico, mientras allí se profanan tumbas y se decapitan estatuas como la del gran evangelizador de Nuevo México y California, padre de los indios, San Junípero Serra.

Pero a pesar de la intensa propaganda cosmética y chabacana del horror y el mal gusto siempre perdurarán los versos de Doña Inés desde la ultratumba:

«Yo mi alma he dado por ti,
y Dios te otorga por mí
tu dudosa salvación.
Misterio es que en
comprensión
no cabe de criatura:
y sólo en vida más pura
los justos comprenderán
que el amor salvó a don Juan
al pie de la sepultura»

Fidel Garcia Martínez

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios