.
lacritica.eu

Brahim Ghali y la lucha armada del Frente Polisario contra España

Acciones de guerra del Polisario contra España. (Ilustración: 'El conflicto del Sahara Occidental', pág. 36, de Ignacio Fuente Cobo y Fernando M. Mariño Menéndez).
Ampliar
Acciones de guerra del Polisario contra España. (Ilustración: "El conflicto del Sahara Occidental", pág. 36, de Ignacio Fuente Cobo y Fernando M. Mariño Menéndez).

LA CRÍTICA, 17 SEPTIEMBRE 2021

Por Juan M. Martínez Valdueza
Add to Flipboard Magazine. Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit Compartir en Yahoo
Conviene a la memoria de los españoles hoy recordar cuándo y para qué se creó el Frente Polisario así como las andanzas de su actual presidente, Brahim Ghali, tan de actualidad en los últimos tiempos por su reciente incursión en territorio español de la mano de nuestro Gobierno –a lo que se ve un tanto irregular– cuyas consecuencias han sido notables y, también a lo que se ve, están lejos de haber concluido. Por cierto, no sé a qué viene tanto jaleo por su paseo español cuando durante 10 años (1999-2008) fue embajador en España de su RASD (República Árabe Saharaui Democrática) y ni aquí ni en Marruecos pasó nada. (...)

... De jovencito el señor Ghali había prestado sus servicios en el Ejército Español, en el cuerpo de Tropas Nómadas, hasta que en 1969 junto a Basir y otros saharauis funda el MNLS (Movimiento Nacional de Liberación Saharaui) y se pone frente a España, dando toda la guerra que puede incluida la “intifada de Zemla” en el Aaiun, en junio de 1970, tras lo que es detenido y pasa por la cárcel un par de veces (que se sepa sin mayores y onerosas represalias). A principios de mayo de 1973 se funda el Frente Polisario (Frente Popular de Liberación de Saguía el Hamra y Río de Oro), siendo elegido Ghali primer Secretario General, para luchar con las armas contra España, como deja bien claro su programa fundacional que, entre otras cosas, dice:

“Después que se ha comprobado que el colonialismo español quiere mantener su dominio sobre nuestro pueblo árabe, tratando de anegarlo en la ignorancia y la miseria, así como por su separación del Magreb y de la nación árabe; después del fracaso de todos los medios pacíficos utilizados tanto por los movimientos espontáneos como por los organismos impuestos y por otros medios, el F. Polisario ha nacido como expresión única de las masas, optando por la violencia revolucionaria y la lucha armada como medio por el que el pueblo árabe saharaui, pueda recobrar su libertad total y hacer fracasar las maniobras del colonialismo español. Parte integrante de la revolución árabe, sostiene la lucha de los pueblos contra el colonialismo, el racismo y el imperialismo, condenando sus posiciones que tratan de colocar a los pueblos árabes bajo su dominación, bien por el colonialismo directo o por el bloqueo económico. El F. Polisario considera que la cooperación con la revolución argelina en una etapa transitoria constituye un elemento esencial para hacer fracasar las maniobras urdidas contra el tercer mundo. Invitamos a todos los pueblos revolucionarios a cerrar sus filas para afrontar al enemigo común. La libertad se logra con el fusil. El Comité Ejecutivo”.

Un programa muy socialista y revolucionario como podrán ver. Y tan defendido dentro de España. Pues bien, unos días después, el 20 de mayo, y siguiendo a Ignacio Fuente Cobo y a Fernando M. Mariño Menéndez en su magnífico trabajo “El conflicto del Sahara Occidental”, escrito en 2005 y publicado por el Ministerio de Defensa de España al año siguiente, a quienes agradezco su excelente aportación y me permito reproducir algunos párrafos que incluyen en el capítulo “La lucha armada contra España”:

“se produce la primera acción armada, al atacar una partida guerrillera (la partida estaba compuesta de siete hombres armados de viejas escopetas y un subfusil, originarios de la provincia marroquí de Tarfaya, excepto El Ghali oriundo de El Aaiun.) dirigida por Brahim Ghali el nuevo secretario del Frente Polisario, el puesto de policía de Janguet Quesat, un pozo a cinco kilómetros de la frontera con Marruecos en el que se había establecido un punto de control del paso de nómadas. Aunque en esta acción incruenta solo se disparó un tiro de carácter fortuito y el botín obtenido se limitó a unas pocas armas, municiones, víveres y camellos, su repercusión fue muy grande por la apuesta que suponía a favor de la transformación del Frente Polisario en un Ejército de Liberación”.

Pronto iba a cambiar esta escasez de medios de los polisarios:

“Durante los dos años siguientes y hasta la salida de los españoles, el Sahara Occidental sería escenario de una guerra de guerrillas contra las fuerzas españolas que tuvieron en los enfrentamientos una decena de muertos, frente a un número indeterminado pero probablemente muy superior de bajas saharauis. Partiendo de Mauritania y Argelia que pusieron su territorio a disposición de los guerrilleros del Frente Polisario y con armas suministradas por la Libia de Muhamar el Gadafi y alimentos y ropa proporcionados por la Argelia del socialista Huari Bumedian, las partidas del Polisario comenzaron a actuar dentro del territorio controlado por España”.

Mientras tanto, tras la elección de El Uali en 1974 como nuevo Secretario General del Frente Polisario, el señor Ghali pasa a ser el jefe del Ejército de Liberación Nacional Saharaui, es decir, de su ala militar, responsable por tanto de las acciones militares o guerrilleras o terroristas dependiendo de quién las califique, contra España hasta su salida del territorio saharaui.

Conclusión: es de risa ver hoy a estos señores del Polisario y a sus palmeros españoles exigir responsabilidades a España por la situación de su pueblo abandonado en el desierto argelino cuando esta situación es obra exclusiva de ellos mismos y de su fantasmagórica política. ¡A ver si de una vez liberan a su pueblo y le piden perdón por robarles casi cincuenta años de sus vidas! La generación de Ghali, que es la mía, bien haría en hacer mutis por el foro de una vez y reconocer, como lo hizo Mohamed Salem –amigo y compañero de Ghali tanto como lo fue mío–, hace más de veinte años, que este es un camino sin salida del que fatalmente no podéis escapar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios