.
lacritica.eu

¿Testigo del Gran Fraude?

Palacio de justicia del condado de Stearns, Minnesota, USA. (Foto: https://commons.wikimedia.org/)
Palacio de justicia del condado de Stearns, Minnesota, USA. (Foto: https://commons.wikimedia.org/)

LA CRÍTICA, 14 SEPTIEMBRE 2021

Por Manuel Pastor Martínez
Add to Flipboard Magazine. Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit Compartir en Yahoo

Pronto hará un año del incidente, y hasta ahora no lo había publicado ni contado a nadie fuera de mi círculo familiar. (...)

... Tengo la nacionalidad española, pero por matrimonio soy residente legal en los Estados Unidos. Mi esposa es ciudadana estadounidense y mis dos hijos tienen doble nacionalidad. El pasado 3 de Noviembre de 2020 los tres ejercieron el derecho de voto en las elecciones presidenciales. Mi hija lo hizo, por primera vez, desde su campus en la Washington University (St. Louis, Missouri). Mi hijo (cuya universidad, la Johns Hopkins en Baltimore, Maryland, estaba temporalmente cerrada por la pandemia del virus comunista chino) y mi esposa lo hicieron en la ciudad donde tenemos la residencia familiar, St. Cloud, en el estado de Minnesota.

Por curiosidad e interés de politólogo les acompañé al centro electoral correspondiente (precinto W1P6), ubicado en la Holy Cross Lutheran Church, 2555 Clearwater Road, en la ciudad de St. Cloud. Era ya hacia el final de la jornada y el número de votantes parecía menguante.

Se trata de un precinto tradicionalmente conservador o Republicano como, en general, todo el condado de Stearns, al que pertenece la ciudad de St. Cloud. En efecto, los resultados finales de la jornada en este condado serían: 50.959 votos (el 60,2 %) a favor de Donald Trump (Partido Republicano); 31.879 votos (el 37,7 %) a favor de Joe Biden (Partido Demócrata).

Sin embargo, el resultado final en todo el estado de Minnesota, de bien ganada fama progresista, sería 1.717.077 votos (52,40 %) a favor de Biden, y 1.484.065 votos (45,28 %) a favor de Trump. Más de 65.000 votos, a mi juicio, se desperdiciaron en otras candidaturas conservadoras, libertarias e independientes de derechas.

El margen de 233.012 votos a favor de Biden respecto a Trump podría ser en gran parte el resultado del presunto fraude en todo el estado de Minnesota, similar del que fui testigo en solo el precinto mencionado de St. Cloud.

Cuento exactamente lo que vi.

Mientras mi esposa y mi hijo votaban, observé a una distancia no mayor de diez pasos, que un hombre y dos mujeres de mediana edad, presuntamente vigilantes de la votación, manipulaban descaradamente la máquina de votar, la abrían, y el hombre exageradamente tembloroso introducía un enorme paquete de papeletas (días más tarde vi una situación similar de “pucherazo” en un video de la votación en un centro electoral de Georgia, que fue viral en algunas cadenas de televisión).

Una de la mujeres del grupo se dirigió hacia mí y me preguntó en tono poco amigable qué hacía allí, observando la escena. Le respondí que esperaba a mi esposa y a mi hijo que estaban votando. Ellos también me confirmarían lo que yo había visto.

Espero que el presidente Biden y sus acólitos en la Casa Blanca o en los medios de comunicación progresistas, ahora muy ocupados con los auténticos terroristas Talibanes (y de Al Qaeda, de ISIS, de ISIS-K, etc.), tras la desastrosa y cobarde retirada de Afganistán, no me consideren un terrorista a mí por cuestionar los resultados de las elecciones de 2020.

No creo haber caído en una paranoia o teoría conspiratoria (aunque conviene recordar que toda actividad política conlleva cierta conspiración). Lo planteo como una posibilidad, y por tal motivo el título del artículo va con una interrogación. Hay precedentes, perfectamente documentados, de grandes fraudes electorales en la historia de los Estados Unidos. El más famoso –pero no el único– hasta ahora era la elección presidencial de 1960, que Kennedy le robó a Nixon (véanse las investigaciones y los análisis de Earl Mazo, Ralph de Toledano, del propio Richard Nixon, Seymour M. Hersh, Irving Gellman, etc.). Las elecciones de 2020 también tienen ya una bibliografía seria que apunta a un Gran Fraude, posiblemente el mayor de todos los tiempos (véanse las investigaciones de John Fund, Hans von Spavosky, Deroy Murdock, Mollie Hemingway, etc.).

Los funcionarios del auditor / tesorero del condado de Stearns organizan pilas de boletas de voto ausente en una sala de conteo el martes 20 de octubre de 2020 en el Centro de Servicio Oeste del Condado de Stearns en Waite Park.

Manuel Pastor Martínez

Catedrático de la Universidad Complutense de Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios