.
lacritica.eu

COMPLEJO HOSPITALARIO DE LEÓN

El final de LEOCASA, la suma fallida de dos empresarios emblemáticos de León
Ampliar

El final de LEOCASA, la suma fallida de dos empresarios emblemáticos de León

LA CRÍTICA DE LEÓN / UN REPORTAJE DE DIARIO DE ASTORGA / MARZO 2016

Add to Flipboard Magazine.
Con la subasta de lo que iba a ser su mayor negocio, el hotel y el aparcamiento del Hospital de León, la sociedad promotora pone el punto final a lo que fue una empresa creada por y para el boom inmobiliario

El “otro” decano, el provincial de papel, lleva tiempo anunciando a bombo y platillo, página impar a todo color, la subasta de lo que fue la joya, la culminación del ‘negocio perfecto’ de una de las sociedades constructoras e inmobiliarias que surgió, creció y cayó durante el boom constructor en la provincia de León: Leocasa Inversiones SA.

Casi dos décadas de vida

Constituida el 28 de julio de 1997 como promotora inmobiliaria, su objeto social decía ser “la promoción y construcción de edificaciones por cuenta propia o ajena, arrendamiento o adquisición o enajenación por cualquier clase de título de toda clase de inmuebles”. Su capital social registrado era de 3.801.989,25 euros. Pero en realidad, la empresa tomó“velocidad de crucero” entre los 2008 y 2012, años que alcanzó el centenar de empleados, entre fijos y eventuales, sin contar con las subcontratas de sus obras. De hecho, sus ventas alcanzaron en su cénit, en el año 2010, casi ocho millones de euros, bajando posteriormente registros contables de manera progresiva hasta la entrada en concurso el 18 de agosto del 2015. Tres años tan solo en los que se pasó del cielo al infierno, de la unión a la separación de sus socios propietarios. Pero, ¿quiénes eran los dueños de Leocasa?

José Luis Ulibarri

Victorino González Ochoa

Dos ‘familias’ empresariales

Los accionistas de Leocasa al 50 por ciento eran Elodea SA e Inversiones Monte Teleno SL, con participaciones en Alqlunia 11 SL, Alqlunia 5 SA y Agrupación de Empresarios Leoneses de la Construcción SL. Tras esta estructura societaria, los nombres y rostros que encontramos son, como presidentes, José Luis Ulibarri Cormenzana, cargo que ostentó del 8 de abril del 2008 al 18 de mayo del 2011. Le sucede en la presidencia el cepedano Victorino González Ochoa, si bien estuvo tan solo dos meses en el cargo. Es la hija del empresario berciano, Soledad Ulibarri, la que toma las riendas el 3 de enero del 2012 hasta el 21 de enero de 2014.

LEOCASA llegó a esponsorizar a la Cultural Leonesa

Otros dirigentes de Leocasa con su propio ramillete de empresas propias o en sociedad con los aludidos, según las actas registradas notarialmente, eran Hermógenes Rodríguez Santalla, Adriano Alba Lago, Leticia González Rebollo, Miguel Hernán Manovel García, Luis Alfredo González Rodríguez, Ricardo Berjón Juárez, María Jesús García de la Calle, David González…

Edificio Europa, símbolo y sede construido por Leocasa en Eras de Renueva en León

Obras son amores

En 1998 Leocasa contrata nada menos que a tres arquitectos: Álvarez Guerra, José M. Ruiz y Luis Diego -con alguno se repetirán relaciones contractuales-, quienes diseñan el Edificio Europa en el nuevo barrio leonés de Eras de Renueva en la Avenida de los Reyes Leoneses. Un centro de oficinas y bajos comerciales vanguardista, con soluciones de teledomótica, vidrio y aluminios por doquier, donde se ubicarán las oficinas y razón social de la propia Leocasa. En suma, símbolo de los nuevos tiempos de expansión, modernidad y poder que no se ocultaban.

Uno de los muchos solares que se quedaron sin construir en La Rosaleda de Ponferrada

“La Ponferrada del siglo XXI”, el nuevo barrio de La Rosaleda, era el eje de expansión urbanística de la capital berciana más importante en la época de la burbuja inmobiliaria. Se invirtieron un total de 25 millones de euros, alrededor de los 4.000 millones de pesetas, desde el año 2003 pagados por los constructores a la empresa municipal del suelo, Pongesur SA, creada al efecto. Entre las avenidas Asturias y de Galicia se pretendía levantar más de medio millar de casas en la fase inicial, que en su total desarrollo se calculaba para no menos de 10.000 nuevos vecinos. Eran tiempos en los que la ciudad soñaba con alcanzar los míticos 100.000 habitantes a tenor del incremento poblacional que cada año se registraba y que le llevó a un censo de casi 70.000 almas, a las que habría que sumar otras 10.000 de personas no censadas pero que vivían en la ciudad del Sil.

Fue precisamente la empresa Leocasa la que con Construcciones Poncelas obtuvo las primeras autorizaciones o licencias en Comisión de Gobierno para construir 230 y 262 viviendas, respectivamente, en La Rosaleda. Eso solo para empezar, y ya se rompían registros históricos del volumen de edificación municipal. Buena parte de esas viviendas jamás se llegaron a edificar y otras se vendieron como churros en los primeros y eufóricos momentos. El negocio era redondo, pues el precio de compra era de 65 euros el metro cuadrado de suelo, cuando en aquel momento en esta localidad y en la provincia la media, según las propias tarifas de la Junta de Castilla y León, para el famoso impuesto de “complementaria” se superaban los 300 euros por el valor del metro cuadrado de solar urbano sin construir.

En el primer acuerdo municipal, estamos en febrero de 2002, las empresas UFC, BEGAR y Leocasa aparecen en un mar de concesiones en el nuevo barrio ponferradino. Al principio se le asignaron a este conjunto de empresas de una forma u otra 539 parcelas sobre un total de casi 5.000. Pero en otra acta de Pongesur, en septiembre del mismo año, el empresario berciano Ulibarri y sus socios acumulan ya directamente 1.604 parcelas y la cifra se eleva hasta 2.016 si se incluyen las adjudicadas a Leocasa. Recapitulemos por si se han perdido: en septiembre de 2002 ya no son 5.000 las parcelas adjudicadas a manos privadas, sino sólo 3.700 porque Pongesur se ha quedado 1.269. Por tanto, el entorno de estos empresarios controlaba al final casi el 60% del total de adjudicaciones privadas.


Hotel del Complejo Hospitalario de León, imagen de la web del propio establecimiento

El 3 de octubre del 2006 el Pleno del Ayuntamiento de León aprobaba el expediente de contratación para la concesión de la construcción y explotación del aparcamiento subterráneo y un hotel en el Hospital de León a Leocasa, por un importe de 40 millones de euros. De este montante, Leocasa debería ingresar en las arcas municipales 18 millones de euros en concepto de canon ante las altas previsiones de ingresos que el consistorio capitalino estimaba para la empresa inmobiliaria por la explotación del párking y del hotel durante los 40 años que duraría la concesión. El Gobierno local, del PSOE y la UPL coaligados, con Francisco Fernández de alcalde, daba también el plácet para una zona comercial a construir en el complejo.

El párking tiene las tarifas más caras de la provincia de León

Estas y otras muchas obras, pues se realizaron en muchos puntos de España aunque especialmente en León, Valladolid y Madrid, se realizaron en los años de ‘luna de miel’, de amistad entre Ulibarri y González Ochoa. Curiosamente con el fin de la burbuja inmobiliaria llegaron “discrepancias y hasta denuncias entre ambos empresarios, curiosamente los dos aparejadores”. Uno de los exdirectivos de la casa narra que “cuando la principal empresa de José Luis (Ulibarri), BEGAR dio suspensión de pagos y tuvo que dejar muchas obras públicas adjudicadas previamente, como una carretera que hacíamos en La Rioja, Victorino cogió algunos trabajos. Uno decía que eran suyos y que se estaba aprovechando; el otro decía que él cumplía los requisitos legales y que no le ligaba adjudicación alguna ya a BEGAR. El caso es que acabaron enfadados y mal, hasta con litigios judiciales”. Algo de lo que la principal “hija” de este matrimonio empresarial, Leocasa, no quedó al margen, y padeciendo también esta división, además del parón de la economía.

La liquidación concursal de Leocasa se dictaminó el 19 de enero del 2015. El administrador concursal nombrado por orden judicial fue Israel Álvarez Cana, que cuenta con participaciones en la empresa. El hotel Abad San Antonio y cafetería restaurante Abad San Antonio son marcas registradas para la explotación del aparcamiento privatizado del Complejo Hospitalario de León y su hotel, con cuya subasta o compra directa si no hay ofertas arrancaba el inicio de este reportaje.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo

+

0 comentarios