.
lacritica.eu

CARTA ABIERTA SOBRE GIBRALTAR (XXIV)

Incertidumbre en el Peñón

Joe Bossano, exalcalde de Gibraltar y miembro permanente del Seminario sobre la descolonización de la ONU. (Foto: https://www.europasur.es/).
Joe Bossano, exalcalde de Gibraltar y miembro permanente del Seminario sobre la descolonización de la ONU. (Foto: https://www.europasur.es/).

LA CRÍTICA, 4 OCTUBRE 2021

Por Enrique D. Martínez Campos
Add to Flipboard Magazine. Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit Compartir en Yahoo
Queridos amigos: En este periodo en el que estamos a la espera de que la Unión Europea y Gran Bretaña se pongan de acuerdo sobre qué hacer con Gibraltar, gracias a la nefasta política partidista que han seguido los sucesivos gobiernos de España desde hace 46 años, es evidente la voluntad política de GB de mantener la base militar en el Peñón, como la mantenida durante los últimos 300 años. (...)

... En el documento británico denominado “La defensa en un mundo competitivo”, se prevén inversiones millonarias en materiales para determinados sistemas de armas en diferentes lugares del mundo. El Gibraltar se va a reemplazar el equipo de rádar de exploración aérea en la cumbre del Peñón, que tiene unos 20 años de antigüedad, así como otras modernizaciones en las instalaciones militares.

Lo que aún no tienen resuelto, de momento, es el almacenaje de combustible, la capacidad de generar suficiente energía eléctrica, grúas para la base naval… Pero no hay por qué preocuparse. De todo eso y más se encargan algunas empresas españolas que facilitan lo que necesiten. Y con ello se garantizan la capacidad operativa militar de la colonia. Parece de chiste, pero es la pura verdad.

A finales de agosto, el director ejecutivo de Frontex, Fabrice Leggeri, declaró que “sabemos que España y el Reino Unido han expresado su deseo de que el Cuerpo Permanente de Frontex pueda… controlar las llegadas y las salidas en el puerto y en el aeropuerto (de Gibraltar)… Si España, el Reino Unido y la Comisión Europea piden a Frontex que asuma esta labor… sería un honor para nosotros”.

Sobre todo, después de que GB se negara a que fueran agentes españoles quienes hicieran esa labor. Y que el ministro de Exteriores, señor Albares, pidió que fuese Frontex quien llevara a cabo esa “tarea”, por la necesidad de “crear un clima de confianza en el Peñón, porque hay muchos intereses en juego”. Ahora bien, ¿los buques de guerra y aviones de la RAF tendrán el mismo tratamiento que Frontex dará a los buques mercantes o aviones comerciales que lleguen a Gibraltar? Es posible que el señor Albares ya lo sepa pero no lo diga. Y Frontex encantado de no meterse el líos con la base militar británica, que es lo que realmente importa.

Mientras, el exalcalde de Gibraltar, Joe Bossano, lleva 40 años participando en el Seminario que la ONU desarrolla cada año sobre descolonización. Ese Seminario se celebró en agosto y sus conclusiones se elevan al Comité de los 24 para que las decisiones finales las adopte la Asamblea General cuando se reúna a partir del mes de septiembre.

Es decir, el representante de la colonia militar está presente, año tras año, en el Seminario de marras para defender que la colonia siga siéndolo por los siglos de los siglos. Y así, el Comité de los 24 se traga las consideraciones del representante del territorio a descolonizar. ¿Y España? ¿Cómo es posible que durante estos 40 años no haya logrado vetar la presencia de la colonia en ese Seminario?

En el tema de Gibraltar empiezo a dudar sobre el verdadero interés de los gobiernos de esta peculiar democracia que vivimos los españoles sobre ese vergonzoso trágala y la presencia militar británica en suelo español. ¿Será por esa desidia, desinterés, cobardía, estupidez o lo que usted quiera pensar de nuestros gobiernos, por lo que los buques de nuestra Armada tienen que mantener una distancia mínima de una milla de la costa gibraltareña? Sólo las patrulleras de la Guardia Civil y de Aduanas navegan por la bahía de Algeciras y se aproximan a la costa del Peñón cuando es preciso. Qué bueno es tener aliados así –GB, por ejemplo–, que hace maniobras con nuestra Armada pero, ojo, no se te ocurra acercarte a la colonia que tenemos en tu territorio. Ni lo pienses.

¿Será para evitar estas aproximaciones por lo que el “HMS Trent” regresó a Gibraltar? Salió de la colonia el 19 de agosto y volvió siete días después. De ir al Mediterráneo Oriental o al Golfo de Guinea, nada. Cada vez está más claro: la colonia militar es sagrada. Y mientras, unos y otros en la estupidez de la “prosperidad compartida”, en colonizar aún más La Línea, en lo de Frontex, en el paso por la Verja, en lo de los “trabajadores transfonterizos” y en lo que se entretengan los colaboracionistas españoles.

Por cierto, el discurso de Bossano en el Seminario de la ONU se centró en una sucesión de hechos desde la ocupación ilegal de Gibraltar por GB. Según este lumbreras, la culpa de que ese trozo de territorio nacional sea una colonia militar, es de España. Analizó varias actuaciones españolas y británicas a base de medias verdades y muchas mentiras. Por supuesto, citó al “fascista” Castiella, el ministro español que logró de la ONU sus Resoluciones sobre el Peñón y lo acusó de ser un tipo irresponsable. Añadió que el Estado (¿?) de la ciudad de Gibraltar algún día podría ser descolonizado, pero será por un acuerdo total del pueblo gibraltareño, no por ser una colonia. Es decir, los 30.000 llanitos en la ratonera como excusa para que GB mantenga una colonia militar. Y los del Seminario se lo creen. Y España permitiéndolo. ¿Hay quien dé más?

“Noticias Gibraltar” que, de momento, parece ser el medio menos contaminado por el lobby gibraltareño, analizó los retos a los que se enfrenta el Peñón a partir de septiembre. Son la pandemia, la crisis económica por una enorme deuda pública y el desenlace final del GIBREXIT, teniendo en cuenta que el gobierno de Gibraltar y la oposición están a la greña.

La pandemia ha roto todos los esquemas; el turismo no ha sido el esperado; no ha habido cruceros y las restricciones por temor a los contagios han sido muy fuertes. Pero el gran reto político es el del acuerdo, o no, de la UE y GB, que genera una gran preocupación, sobre todo, por lo que se refiere al paso por la Verja de los “trabajadores transfronterizos”, que para Gibraltar son vitales para mantener la colonia.

Aún así, la idea general de la tribu político/mediática que dice “gobernar” en Gibraltar es fija: la de que el posible acuerdo sobre el Peñón “no implique concesiones de soberanía a España”. Puede haberlas para la UE, pero para España, ni agua. Porque según ellos Gibraltar “gozará así de la protección a nivel de la UE de TODOS los estados miembros”. ¿Incluida España?

El concepto que utilizan ahora de “Ciudad-Estado” se hace así efectivo en la práctica. Porque podría considerarse a Gibraltar como una especie de “protectorado de la UE”. Pero alegan, por otro lado, que el mandato de la Comisión Europea del 20 de julio pasado no es aceptable, por la posibilidad de que fuerzas de seguridad españolas estén sobre el terreno en Gibraltar. Y de eso nada. Aunque admitan que si no hay acuerdo, “los efectos en nuestra economía y en nuestras finanzas públicas serán sustanciales y perjudiciales”. En resumen, lo que hay que hacer según la tribu, “es proteger lo que hace que Gibraltar y todos nosotros seamos únicos”. Porque “somos británicos y británicos permanecemos”.

Ahora bien, ¿tendrán en cuenta los INTERESES DE GB? Gibraltar es, ante todo, una base militar. A ver si dejáis de miraros tanto el ombligo, porque británicos o sudaneses no sois el centro del mundo ni de nada.

Lo que sois es otra cosa. En agosto pasado, la policía española intervino 55.700 cajetillas de tabaco de contrabando que valían más de 200.000 euros. Además de decomisar más de 6.000 litros de combustible para abastecer a las narco-lanchas. También decomisó 15 vehículos robados para el transporte de hachís. A lo largo de este año, la policía ha intervenido más de 250.000 cajetillas de tabaco y practicado la detención de 42 personas.

¿Es Gibraltar un foco de contrabando? ¡Ni hablar! Pero el tabaco es uno de los recursos del gobierno del Peñón. Con los impuestos que obtiene sólo de su importación, sufraga una buena parte de su presupuesto. Por ejemplo, el de la Policía gibraltareña.

¿Son estos los intereses en juego, señor Albares? Por contra, el verdadero interés que debiera tener España se deja al margen. ¿Por qué?

Un saludo a todos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios