.
lacritica.eu

EN RELACIÓN CON GIBRALTAR

Carta abierta sobre Gibraltar (XX)

La patrullera británica 'HMS Trent” en la base naval de Gibraltar. (Foto: https://infogibraltar.com).
Ampliar
La patrullera británica "HMS Trent” en la base naval de Gibraltar. (Foto: https://infogibraltar.com).

LA CRÍTICA, 17 JULIO 2021

Por Enrique D. Martínez Campos
Add to Flipboard Magazine.

Queridos amigos: El 16 de junio llegó a Gibraltar el “HMS Trent” para tomar parte en el “Día de las FAS” en la colonia militar británica. Este patrullero de altura estará presente en el Peñón en esa “gloriosa” fecha. (...)

... A ver si los españoles se enteran –y en especial la partitocracia que vive a su costa– que es a esa base militar a la que estamos dando toda clase de facilidades para que permanezca ahí, para vergüenza de lo que nos pueda quedar de dignidad y orgullo como nación. Ese Día de las FAS en Gibraltar es, sencillamente, una demostración militar de la Fuerza Británica para seguir ciscándose en la integridad territorial española… por narices. No por casualidad ha llegado también al Peñón un nuevo patrullero para la policía gibraltareña.

Ese mismo día 16 la ministra de Exteriores del gobierno socialcomunista español, González Laya, respondió a una interpelación de VOX en el Congreso para decir que “defendería con uñas y dientes” la soberanía sobre Gibraltar. Aunque eso no impida que se tomen medidas que acaben con “la competencia fiscal injusta e impulsar la resolución de problemas concretos que durante 300 años no se han resuelto”. La pregunta es obvia: ¿es esa diferencia fiscal lo esencial para España? ¿Qué problemas concretos son más importantes que luchar por la soberanía de un trozo de tierra española usurpado por GB?

El portavoz de VOX, Espinosa de los Monteros, recriminó a la ministra que, desde que tomó posesión hace 18 meses, la política exterior de este gobierno “no ha dejado conflicto territorial sin empeorar” y le pidió “enderezar el rumbo… y tomar la iniciativa antes de que sea demasiado tarde”. Además del “deterioro del peso político de España en el exterior”.

El día 17 un avión de la RAF aterrizó en Gibraltar. Al parecer había realizado su vuelo a lo largo de toda la costa del levante español desde la frontera francesa (unas 710 millas náuticas) para localizar posibles despliegues militares españoles. Al llegar al Peñón debió contrastar esta información con la que la inteligencia militar de Gibraltar posee sobre esa área de nuestro territorio. ¡Grandes aliados estos británicos!

Quizás por esa gran alianza entre GB y España a través de la OTAN el 18 de junio se celebró el primer Día de las FAS en Gibraltar. Se comprobó que las fuerzas de ocupación británicas allí le dan mayor relevancia cada día a ese enclave de importancia geoestratégica esencial en el mundo. Y así, España, con las uñas recortadas y sin dientes, sigue sin poner todos los medios a su alcance para evitar que nos sigan tomando el pelo, nos humillen, colonicen los alrededores de Gibraltar e ignoren las resoluciones de la ONU.

Los actos celebrados ese día fueron presididos por el Almirante de la Flota británica acompañado por las autoridades del Peñón y por el Comodoro Dainton que es el jefe de las fuerzas de ocupación en la colonia militar. Éste concedió una entrevista al “Gibraltar Chronicle” en la que, sin dejar duda alguna, rechazó cualquier amenaza sobre Gibraltar, anunció mejoras de sus medios marítimos para su defensa e inversiones económicas para ampliar sus capacidades logísticas, debido a que consideran Gibraltar como elemento esencial de las posesiones británicas.

Tras la parafernalia militar de ese día, VOX exigió al gobierno una “respuesta decidida” en defensa de los intereses y la soberanía de España ante “la frágil situación internacional del país”, apostando por recuperar Gibraltar, reforzar los controles en la Verja y nuestras capacidades militares. VOX desea instar al gobierno para que “adopte una respuesta decidida, clara y contundente, en defensa de nuestros intereses, nuestra soberanía y nuestra integridad territorial… adoptando todas las acciones que sean necesarias para la consecución de tal fin”. Desea que el gobierno promueva “el respeto de las aguas españolas por medio de Zonas Especiales de Conservación en la bahía de Algeciras”, así como que se emprendan acciones diplomáticas para que GB deje de usar la base naval de Gibraltar “como taller o refugio de submarinos nucleares” porque eso supone una amenaza a la seguridad nacional. Añadió que, en relación con Ceuta y Melilla, el gobierno debe promover en la OTAN la modificación del artículo 6 del Tratado para que éste “recoja e incluya de forma explícita a dichas ciudades españolas bajo su protección”. VOX También pidió al gobierno que refuerce la relación con EEUU en todos los ámbitos para que, “consecuentemente se produzca la elección de las bases españolas de Rota y Morón como sede del AFRICOM, Mando del Ejército norteamericano para África.

Todo ello fue como consecuencia de que en unos 20 días la presencia militar británica en la colonia se ha hecho muy patente. El paso del Grupo de Combate aeronaval con el “Queen Elisabeth” como buque insignia; la llegada al Peñón del submarino nuclear “HMS Artful”; la del buque logístico “RFA Cardigan Bay”; la del buque oceanográfico “HMS Scott” realizando ejercicios de tiro; la del avión espía de la RAF y, por último, la celebración del Día de las FAS.

Y mientras, el gobierno de España y todos sus palmeros políticos, mediáticos, colaboracionistas, empresariales y eclesiásticos, sin apenas uñas y, por supuesto, sin dientes, ignorando la humillación. ¿Recuerda alguien las marchas multitudinarias de socialistas y comunistas de Madrid a la base aérea de Torrejón para que saliesen de ella todos los militares de EEUU? Pues a la colonia militar de Gibraltar no se acerca nadie. ¿Dependencia económica? ¿Apatía? ¿Colaboracionismo? ¿Estupidez? ¿Asunción de humillación permanente? ¿Miedo?

En cambio, en el Parlamento británico se repite, una y otra vez, la misma canción. Ante la pregunta realizada por un laborista, otro conservador reafirmó el interés de GB por el bienestar de la colonia militar y su entorno y, sobre todo, por enésima vez se repite que el Reino Unido no entrará en negociaciones con España sobre el tema fundamental: la soberanía sobre el Peñón que, para todos los gobiernos británicos, sean del signo político que sean, es un asunto de Estado para no modificar ni un ápice su postura. Mientras que España, desde hace 45 años, no ha dado sino bandazos en función del partido que gobierna.

Con motivo de estas afirmaciones en el Parlamento británico, el periodista gibraltareño Robert Vasquez llegó a la siguiente conclusión: “Nuestros vecinos (los del Campo de Gibraltar), que trabajan y se ganan la vida en Gibraltar y las empresas españolas que prosperan gracias al éxito económico de Gibraltar, probablemente lo encontrarán mucho más doloroso y difícil. Su beneficio y la necesidad de un Tratado (entre la UE y GB) sean más fuertes que para Gibraltar”. Es decir, si no hay Tratado, los perjuicios para el Campo de Gibraltar serán mayores para los españoles que para los gibraltareños. Eso es lo que interesa pregonar para seguir como estamos. Aunque no sea cierto. Como quedó desmentido desde 1969 a 1982.

¿Qué respeto o, como mínimo, qué idea se pueden hacer en GB y en el mundo sobre la política interior y exterior de nuestro país? Si el gobierno socialcomunista no respeta el criterio ni las razones de otras altas instituciones del Estado y el pasado 22 de junio –un día negro en nuestro calendario- el Consejo de Ministros optó por indultar a nueve golpistas catalanes –y veremos si también los indulta por malversación de fondos públicos- por aquello de que con el diálogo con fanáticos se resuelve el problema, ¿cómo va a ser capaz de aprovechar la oportunidad que brindaba el Brexit para presionar a GB para iniciar conversaciones bilaterales para descolonizar la colonia militar de Gibraltar?

Precisamente, el día 23 se cumplieron cinco años del referéndum de la salida de GB de la UE, el famoso Brexit. GB no es miembro de la UE. Pero el conocido colaboracionista Jesús Verdú escribió sobre este aniversario que GB ha salido de la UE pero no de Europa, de la que sigue siendo un aliado estratégico (?) y con la que comparte valores y principios (¿cuáles?, pregunto yo). Para Verdú la cuestión de Gibraltar sigue abierta. Dice que estuvimos “cerca del abismo” varias veces; ahora, el enfoque y el proceso, para él, es el correcto. Porque, abandonado el disparate político y jurídico de la cosoberanía, existe la posibilidad de “cerrar un acuerdo histórico para Gibraltar y para la comarca, que nos conduzca a la necesitada zona de prosperidad compartida”. ¡Y olé!

Al día siguiente, “Info Gibraltar” informó sin dar mayores explicaciones, que la conferencia de Fabián Picardo en el Club Siglo XXI del 28 de junio, se retrasaba al día 29 (martes) a las 0900 horas. A lo mejor por exceso de audiencia. O vaya usted a saber por qué.

El día 26 la Guardia Civil desarticuló una red de traficantes de contrabando de tabaco en el Campo de Gibraltar. Nada menos que 87 detenidos. Y el tabaco procedente de Gibraltar. Era introducido vía marítima por el litoral gaditano y, luego, distribuido en ciudades de las provincias de Cádiz, Málaga y Sevilla. Se intervinieron 177.000 cajetillas por valor de 800.000 euros. Hay que tener en cuenta dos cosas: que ese tráfico es la antesala del tráfico de drogas y que, en ambos tráficos, lo que consigue Gibraltar es financiar en buena medida la colonia militar británica. ¡Vayamos, pues, a la prosperidad compartida!

¿Sería por eso por lo que la asociación colaboracionista ATEDES arremetió contra la policía española que vigila la Verja? Con objeto de defender (?) los intereses y necesidades de los Estudiantes y Deportistas a ambos lados de la valla, Gema Araujo, diputada nacional por Cádiz y linense, ha acusado a nuestros policías de no tener un criterio claro sobre la documentación a exigir en la Verja así como su falta de empatía. Además de no atender el principio de reciprocidad (?) en salidas y entradas. Es impresionante la estulticia de algunos cretinos.

Como también la de los diputados del PP por La Coruña, María Valentina Martínez y Marta González, que el 31 de mayo hicieron una pregunta por escrito al gobierno, que decía:

La frontera con Gibraltar requiere de una dotación de personal y medios acorde con las necesidades de un enclave prioritario para nuestro país. ¿Cuántos funcionarios tiene el gobierno previsto enviar a la frontera de España con Gibraltar?

¿Sabrán estas señoras el significado de la palabra frontera? ¿Las habrá asesorado el PP para hacerles saber que frontera es confundir una separación o límite de un territorio por descolonizar que pertenece a España con otro diferente de España? ¿Sabrán que la Verja no es ninguna frontera sino un límite?

Con estos graves errores se dan más alas aún al gobierno británico si el principal partido de la oposición en España reconoce una frontera entre países diferentes. Metedura de pata colosal.

El día 28 el Real Colegio de Estudiantes de la Defensa de GB visitó Gibraltar con 100 alumnos de diferentes países, en un “viaje de estudios” a diversos lugares del mundo. Allí se les dijo que Gibraltar forma parte, como excelente base militar británica, del mantenimiento que GB sostiene para la Defensa y Seguridad de sus territorios de ultramar, así como la importancia estratégica del Peñón demostrada en la Segunda Guerra Mundial y durante la Guerra Fría. Un varapalo más de la actividad británica en Gibraltar a nivel internacional frente a la pasividad de la diplomacia española para lograr la integridad territorial de nuestro país.

Y, al final, no se cumplió lo previsto. A finales de junio el posible acuerdo entre la UE y GB sobre Gibraltar no se ha logrado. Este no acuerdo puede deberse a dos causas: a la pasividad, carencia de solidez política y descrédito internacional de la UE debido a los graves problemas que afligen a sus principales países, o bien a la postura firme, intransigente y prepotente de una GB que ha conformado un pacto de hierro con los más importantes y afines países (EEUU, Canadá, Australia y Nueva Zelanda).

El posible Tratado entre la UE y GB vaya usted a saber cómo, con qué objetivos y cuándo se firmará. Lo preocupantes es la postura del gobierno de España como espectador en esa componenda. Y lo más grave es que la UE no tenga para nada en cuenta que Gibraltar es una colonia militar a descolonizar de acuerdo con las Resoluciones de las Naciones unidas y las reuniones anuales del Comité de Descolonización de la ONU (C-24).

En todo caso, seguiré este humillante asunto para los españoles que se sientan como tales, para seguir informando sobre el futuro de la colonia militar de Gibraltar.

Un abrazo a todos,

Enrique Domínguez Martínez Campos
Coronel de Infantería DEM (R)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo

+

0 comentarios