.
lacritica.eu

¿Manada egoísta o egoístas en la manada?

¿Manada egoísta o egoístas en la manada?

LA CRÍTICA, 25 AGOSTO 2018

Add to Flipboard Magazine.
(...) Que las ovejas temerosas o asustadas por algún depredador o peligro se refugian en el centro del rebaño lo saben los pastores desde tiempos inmemoriales...

Curiosa teoría ahora confirmada esta de la “manada egoísta” (shelfish-herd) que aporta una nueva visión sobre la de la “manada altruista” que algunos filósofos y sociólogos de universidades de nuevo “puño” nos vendieron como verdades absolutas.

Que las ovejas temerosas o asustadas por algún depredador o peligro se refugian en el centro del rebaño lo saben los pastores desde tiempos inmemoriales. No era necesario que Hamilton –continuando estudios de Galton, Willians y otros– nos lo apuntase hace cincuenta años en sus –entonces– teorías (ver su publicación Geometry for de Shelfish Herd) que postulaban que en sociedades gregarias todos sacan beneficio pero que es el instinto de supervivencia individual el que lleva a los individuos a refugiarse en la manada, rebaño, cardumen, bandada o lo que sea.

Ahora, después de las recientes investigaciones dirigidas por Andew King, de la Royal Veterinarian College de la Universidad de Londres, publicadas en Current Biology, queda claro y demostrado científicamente que, detrás del aparente colaboracionismo o altruismo en las sociedades gregarias, no hay otra cosa que puro egoísmo de sus individuos, tomados uno a uno.

Échenle un vistazo a esos hallazgos que no tiene desperdicio: https://www.cell.com/current-biology/fulltext/S0960-9822(12)00529-5

Dejan para un estudio posterior el porqué unos pocos –fenómeno atribuido inicialmente a la suerte– siempre conseguían las mejores posiciones cuando los perros amenazaban.

Fueron necesarias laboriosas investigaciones en rebaños de ovejas, dotando a cada uno de esos lanudos y al perro de carea de receptores GPS y su posterior análisis tratando los datos, para constatar que los movimientos, a veces misteriosos, no son otra cosa que el instinto de supervivencia individual de cada uno de los miembros que, ante una situación de peligro, como si respondiesen a nuestro vulgar “marica el último” se refugian en el centro de la piña o rebaño que, sin embargo como conjunto, tiende a huir del peligro.

Esa tendencia a refugiarse en el centro, aunque evolutivamente haya sido exitosa –habría que ver los resultados al margen de la domesticación– dice muy poco de la inteligencia ovejuna pues es un comportamiento extremadamente peligroso. En situaciones de pánico y a veces por calor extremo, se “amorran” unas contra otras creando por acumulación presiones tan grandes en el centro del rebaño que mueren asfixiadas.

Bueno, algunas consiguen sobrevivir elevándose por encima de las demás creando una milagrosa “fuente de ovejas” que brota como si de agua se tratase.

Tanto esta misteriosa fuerza centrípeta –¿será algún gen residual que compartamos con estos lanudos el responsable de que nuestros políticos renuncien a su ideario y empujen también de manera suicida hacia el centro? (je, je…)– como su seguimiento obcecado del líder, dice muy poco de su inteligencia. Son más bien tontos. Si la líder que lleva la cencerra se despeña por haber elegido mal el camino, detrás va gran parte del rebaño. Recuerdo una demostración que al respecto hacía un pastor cuando yo era niño, que no tiene nada de científica, pero resultaba muy graciosa. Consistía en poner el palo o cacha elevado a medio metro en la entrada del corral para que saltase la primera de la fila. Luego quitaba el palo y todas seguían saltando un obstáculo inexistente.

Ahora que ya se ha demostrado científicamente que hay muy poco altruismo o colaboracionismo dentro de la manada, desconfiemos de los que intentan salvar el culo o buscan su beneficio personal refugiándose en el grupo. Más si son líderes pues nos pueden llevar a la asfixia o el precipicio.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo

+

0 comentarios