.
lacritica.eu
Santa Isabel, Reina de Portugal
Santa Isabel, Reina de Portugal

Isabel la Pacificadora

6 SEPTIEMBRE 2017

Add to Flipboard Magazine.

Se sabe, con certeza, que esta santa nació en 1270 o 1271, más probablemente en 1271. Menor seguridad existe con relación a su lugar de nacimiento, aunque es muy posible que naciera en Zaragoza porque también se la conoce como Isabel de Aragón y como título, la Pacificadora.

Sus padres fueron Pedro lll de Aragón y Constanza de Sicilia. Nuestra santa tuvo varios e ilustres pretendientes. De hecho, a los 12 años fue pedida en matrimonio por los príncipes herederos de Inglaterra y de Nápoles, pero ella, o más bien su padre, prefirió que se casara con otro de sus pretendientes: don Dionís (Dionisio), rey de Portugal.

Isabel, a pesar de su corta edad, era tan amable y dulce como enérgica y tenaz. Su marido la admiraba y le permitía, a pesar de su escasísima religiosidad, que Isabel cumpliera con sus devociones de piedad y vida interior y practicase la caridad hasta el extremo, con los pobres y necesitados, lo que no impedía a Isabel, sino todo lo contrario, cumplir ejemplarmente sus deberes y obligaciones de reina.

Sin embargo, aun siendo auténtica su admiración por Isabel, don Dionís fue un rey adúltero, con infidelidades constantes, que Isabel llevó con tal amor, comprensión, ternura y paciencia que le condujo, incluso, a cuidar de los hijos bastardos de su marido llevándoselos a vivir junto a ella en el palacio real, lo que en el futuro ocasionaría graves problemas familiares en los que Isabel, una vez más, mereció el título de la Pacificadora. Resulta claro, para sus hagiógrafos, que Isabel se propuso convertir su matrimonio y su profesión de reina en un camino de santificación.

En este sentido, el reinado de don Dionís e Isabel fue importante para afianzar el poder real, el desarrollo cultural de su país y que el portugués se adoptara como lengua oficial del reino. Pero, a pesar del irreprochable comportamiento de Isabel, como reina y como esposa, un cortesano la acusó de tener relaciones sexuales con un paje, lo que provocó los violentos celos de su marido. Afortunadamente, para Isabel e igualmente para su marido, en muy pocos días pudo demostrarse la calumnia por lo que el cortesano fue condenado a prisión.

Con razón se le ha añadido a santa Isabel el apelativo de la Pacificadora. La primera vez que tuvo una ocasión importante de buscar la paz, fue con motivo de su hijo Alfonso, de temperamento colérico, que al ver cómo su padre empezaba a favorecer a sus hijos bastardos sobre él, decidió declararle la guerra, contando con el apoyo de María de Molina, regente de Castilla. Han pasado a la historia las súplicas de Isabel a su hijo para que no se sublevase contra su padre. Pero, al no conseguirlo, se dirigió a su marido, con tales ruegos y razones que don Dionís creyó que se había pasado al bando de su hijo Alfonso y la hizo encerrar en una villa, arrebatándole todas sus pertenencias, por lo que la obligó a vivir una pobreza absoluta.

Isabel consigue salir de su encierro y se presenta en el campamento de su hijo, pero éste no sigue su consejo y continúa sus correrías, lo que obliga a su padre a organizar su ejército para enfrentarse a su hijo. De nuevo media Isabel y consigue la reconciliación en la que le príncipe pide perdón a su padre y éste, generosamente, a fin de que no se sintiera humillado y para demostrarle que le consideraba su heredero en el trono, le cede los castillos que el príncipe había conquistado.

Pero, contra todo pronóstico, un año después, Alfonso inició de nuevo la guerra, con lo que el padre una vez más armó su ejército para la batalla definitiva. Pero encontrándose ya los dos ejércitos frente a trente apareció, en medio de ellos, Isabel e incomprensiblemente los dos ejércitos se retiraron sin luchar. No obstante, por tercera vez, se alzó Alfonso contra su padre y de nuevo Isabel consiguió evitar el enfrentamiento armado entre padre e hijo y la paz duradera, por cuanto al año siguiente, 1325, don Dionís moría en brazos de su esposa Isabel, pidiéndole perdón por sus infidelidades.

Isabel, ya viuda, decidió profesar como monja clarisa. Ella misma se cortó el pelo, vistió el hábito de terciaria franciscana y así vestida asistió a los funerales del rey, su esposo. Pero, como Isabel quería mantener sus bienes, para seguir atendiendo a los pobres y necesitados, permaneció como terciaria e hizo edificar un hospital al lado de donde Isabel vivía muy modestamente y cerca del convento de las clarisas. Ella misma atendía, cuidaba y curaba personalmente a los enfermos, hasta que, de nuevo, otra confrontación bélica familiar, le obligó a dejar su actividad vocacional. Su hijo, convertido ya en el rey Alfonso lV, apodado el Bravo, marchaba con su ejército contra Alfonso Xl, de Castilla, que era nieto de Isabel. Nuestra santa, a pesar de la enfermedad mortal que padecía, se unió al ejército de su hijo para lograr la paz. No lo consiguió, porque, agotada, murió en el camino.

Desde su muerte se la veneró como santa. Fue a principios del siglo XVll cuando la Iglesia decidió intervenir oficialmente. Mandó exhumar el cadáver de Isabel, que se encontraba como cuando estaba viva, es decir, incorrupto. Muy pocos años después, ante los milagros que se operaban por su intercesión, el papa Urbano Vlll la canonizó. Su fiesta se celebra el día de su muerte, el 4 de Julio.

En España, durante estos cinco últimos años han bautizado con el nombre de Isabel a tantas niñas que ocupa el quinto lugar entre los nombres más numerosos de nuestro país. En León, concretamente, se sitúa en el séptimo lugar entre los nombres más habituales de las leonesas, y si bien es cierto que existen otras “santa Isabel”, entre ellas, santa Isabel de Hungría, por la que nuestra santa llevaba ese nombre, pienso que la mayor parte de las mujeres que tienen ese nombre en León, lo son por la santa española –ejemplar como hija, esposa, reina, madre, viuda y religiosa- y han celebrado su onomástica el pasado 4 de Julio.

Pilar Riestra
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.